El primero, el original. Hizo escuela por ser el primer juego de terror con protagonistas poligonales. Moldeó como debía ser el genero de los survival horror. Controlábamos a un investigador tratando de develar un misterioso caso en una Mansión embrujada. Inspirado nada menos que en los cuentos de Lovecraft nos sumergía por primera vez en un universo tenebroso y lleno de extrañas criaturas armados solamente de una pistola y una lámpara de querosene. Excelente música y sonido sumado a puzzles que te rompían la cabeza. Quién lo jugó todabía guardará en su memoria aquellos sustos que nos dejaban con el corazón acelerado.