Crónica de un hombre deprimido

En una época de videojuegos decepcionantes, carentes de toda creatividad, remakes insulsas y sin ningún sentido, películas interactivas sin el más mínimo desafío, los amantes de los 8-bits nos aferramos a los desarrollos INDIE. ¿Porque? Porque “ES DE RETROGAMER”, así de simple.

Es bien conocido por todos el gran momento que atraviesa esta corriente. Quizá estemos ante una nueva época dorada de los videojuegos impulsada por los jóvenes de hoy, estudiantes universitarios, o simplemente jugadores que decidieron ir más allá. Ellos se animaron a crear.

Pero – qué pasa en la Argentina – y más específicamente en la ciudad de Córdoba. Jugadores nos sobran, lo hemos comprobado en las distintas ediciones del Gamer Festival. Por estos lados también se juega, y muy bien! Pero, ¿qué se está haciendo a nivel de desarrollo?

La búsqueda

Me levanté a las 8:00 de la mañana, una hora extraña en un día de franco, pero si se trata de videojuegos mi predisposición es muy distinta. Café con leche y medialunas. Sabemos muy bien que el café es un elemento muy importante para el GAMER, pues de qué otra manera podría soportar las duras jornadas nocturnas jugando Metal Gear.

Una plegaria por la difunta SEGA, y a la calle. Con sospechosa coordinación logro tomar el colectivo sin demoras, el chofer observa con extrañeza la remera amarilla de Superbatata, esa que todos quieren tener, pero pocos pueden. Cuenta la leyenda que no puede ser comprada, que debe ganarse realizando alguna heroica proeza GAMER.

Una vez en el centro veo un grupo de chicos a lo lejos, discuten en voz baja. Hablan de código, conceptos y features. Son ellos, la gente de Owlz Studios, con quiénes acordé esta entrevista. Quizá ellos arrojen una luz de esperanza, me dirán si realmente existen juegos INDIE cordobeses.

– Hola chicos. ¿Cómo están?

– Hola Ernesto, todo bien.

– Si me pongo a pensar en los últimos lanzamientos en materia de videojuegos me dan ganas de ahorcarme con un mouse. ¿Creen que hay un déficit de ideas en las grandes empresas?

– Totalmente. Creemos que las grandes empresas no están innovando lo suficiente y que se repite la misma fórmula, una y otra vez. Nos pasa a todos, cuando encontramos algo que funciona tendemos a repetirlo. El reto es ser innovador. Son pocos los que tienen los huevos para reinventarse y ser verdaderamente creativos.

– ¿A qué se debe esto?

– Hay empresas que solo persiguen un único objetivo –  hacer dinero – y exprimen las ideas hasta sacarles la máxima rentabilidad. Incluso se copian unas a otras, encontrándose en el mercado productos muy similares, en donde la mecánica de juego es la misma. En parte es responsabilidad del usuario, ya que no se exige lo suficiente. Muchos jugadores solo consumen. Por nuestra parte, valoramos mucho al jugador que busca la originalidad, por sobre lo popular. Pero son una minoría los que piensan así.

– ¿Existe realmente un mercado de videojuegos cordobeses?

– Es complicado. Producimos mucho para otras empresas a nivel nacional. Es muy común que nos contraten para desarrollar “assets” que se utilizarán en la producción de proyectos más grandes. Pero es algo que se está intentando superar, ya que hay mucho potencial en el medio local. Podríamos nombrar muchos juegos que han sido desarrollados enteramente en Córdoba, pero no podemos hablar aún de un mercado de videojuegos cordobeses.

– Muchos desarrolladores fueron inicialmente jugadores. Pero, ¿Qué los motivó a dedicarse a crear videojuegos?

– Siempre hemos jugado y nunca dejaremos de hacerlo. La diferencia con un GAMER tradicional es que nosotros comenzamos a pensar que quizá era posible hacer nuestros propios juegos. También, fue muy importante para nosotros poder experimentar el “modding” de juegos que nos gustaban. Muchas empresas comenzaron a incorporar herramientas para que los usuarios ampliaran su juego, como un recurso para no tener que crear todo el contenido. Por ejemplo – con Counter Strike 1.6 – mucha gente se divertía creando nuevos mapas y jugando a los distintos modos. Nos dijimos “queremos ser como ellos, crear algo nuevo y que otro pueda disfrutarlo”.

3

Barbara Correa Hormigo, de Jujuy, Argentina. Técnica en publicidad, Diseñadora 2D y 3D.

– ¡Wow! Una mujer haciendo videojuegos. ¿Qué función desempeñas en el grupo?

– (risas) Soy técnica en publicidad, diseñadora 2D y 3D. Me encargo de crear el arte del juego y el  modelado de los mapas. El concept en los videojuegos siempre me ha atraído mucho. Estoy encantada con este trabajo.

– ¿Hay algún juego que te haya motivado a dedicarte a esto?

– Me gustó mucho el concept de BioShok –  Infinite – me voló la cabeza. Es un claro ejemplo de que no se requieren gráficos en HD, ni texturas hiperrealistas para hacer una obra de arte. También, Broken Age, una aventura gráfica con una vueltita de rosca muy ingeniosa con diseños increíbles.

6

Ramiro Padró (izq) y Mauro Juarez Ariño (der), ambos de Córdoba, Argentina. Se dedican al desarrollado de software, páginas web y juegos.

– Hablando del mercado argentino. ¿Podrían nombrarme algún juego que los haya inspirado?

– Hay infinidad de ejemplos. Pero más allá de los juegos, lo que nos inspira son las personas con las cuales compartimos experiencias. Master of Orion, de NGD Studios. The Hum, creado por Ariel Arias. Nuestros amigos de Ravegan, con Blue Rider. Todos ellos decidieron arriesgarse, jugársela con mucha garra y pasión. El mercado ha crecido tanto que debemos apuntar alto.