A los que son niños ahora y al niño que todos llevamos dentro. Porque no importa si son juguetes o videojuegos, lo que importa es nunca olvidarnos de jugar.