Hay quienes creen que el destino es una fuerza manipuladora de la cual es difícil  apartarse. Quiénes así piensan no creen en las casualidades. Si lo que les cuento fue casualidad, entonces fue la más grande , curiosa y… apestosa de toda mi vida.

Decidí sumar a mi canal de youtube reseñas de juegos clásicos. Elegí para la primera: “Zombies Ate my Neighbors” para Sega Génesis. Un clásico inolvidable, 100% desafiante y divertido, independiente de la generación a la pertenezcas.

Buscaba entre pilas de cajas impregnadas con olor a los 90… sí, las décadas tienen olor. Es una pena que la “evolución” de algunas especies haya convertido en un chiste su aparato olfativo. Aunque aveces los envidio, un hedor tan nauseabundo me hizo olvidar lo que buscaba (el cartucho de Sega) .

Sobre un apestoso barril verde militar estaba el cartucho y dentro … un zombie.  Ninguno supo como llegó a la cueva, Bill, el zombie, el mismo día que decidí hacer una reseña sobre el mejor juego de zombies de la historia.

Les presento sin más, a un experto retrogamer, que hoy tiene su propia columna en mi cueva y nos traerá reseñas de juegos que no están muertos… solo olvidados.