Usando el motor gráfico de Killzone “Shadowfall”  la gente de Supermassive Games Ltd. trae a a PS4 un título que intentará ser novedoso en esta Next-Gen. Vamos a repasar lo que los productores contaron sobre la historia del juego.

ud2

Ocho amigos se encuentran atrapados en un refugio remoto en las montañas y las cosas rápidamente se convierten en siniestras. Empiezan a sospechar que ellos no están solos,  las tensiones en el grupo los obliga a tomar decisiones rápidas que podrían significar la vida o la muerte para todos.
Bueno, hasta aquí digamos que la historia parece ser bastante básica, por lo cual deberemos esperar a la salida del juego para sumergirnos en ella y poder comprobar si el sentirse todo el tiempo perseguido logra impactar a los que jugamos. Esto de que te corran, trae recuerdos para mí. Me voy en el tiempo y en PS2 encontrábamos un juego llamado “Haunting Ground”, el cuál empezaba bastante bueno y al desarrollarse la historia ya no era lo que parecía. Otro caso que tengo más presente es el “Outlast”, el cual logra tenernos con los pelos de punta por largo rato. En este caso la gente de “Supermassive” nos brindará la posibilidad de que nuestra forma de jugar cambie la historia para bien o para mal: nuestras decisiones serán lo principal en el juego (como en el tan querido “Heavy Rain” de PS3).

until_dawn

La toma de decisiones serán muy similares al Heavy Rain, y eso puede tener su contra, ya que nunca es bueno recordar a un juego por ser parecido a otro, de igual forma el lanzamiento de “Until Dawn” es inminiente y tratará de deslumbrar con su motor gráfico a aquéllos usuarios que prefieren más una película animada que un clásico de acción.

  • Fecha de Lanzamiento: 26 – Agosto de 2015
  • Plataforma: Only PlayStation 4
    (Vale aclarar que era un título nacido en PS3 con compatibilidad para Move Control.

PD: “UntilDawn”: ¿gran promesa?. Ya sabemos que no es el pionero en este tipo de juegos, y que su tipo de control tampoco lo es, pero le ponemos fichas al primer juego en PS4 que intentará hacernos saltar de nuestras sillas.